Entradas

Entrada destacada

Cambios, cambios, cambios...

Mis queridos lectores y amigos, os comunico que próximamente este blog se cerrará para siempre, concretamente el día 10 de julio, aunque podréis seguirme, a partir de ahora, a través de mi página oficial:
https://mrochotorena.wixsite.com/paginaoficial

Esta nueva web está más orientada a mi faceta como novelista, que como sabéis es mi verdadera pasión, y mi profesión. Sé que sois muchos los que seguís mis relatos y otros escritos, pero para los que queréis continuar disfrutando de estas lecturas, la buena noticia es que podréis seguir haciéndolo.
¿Cómo?
Suscribiéndoos en la nueva web. Al hacerlo, recibiréis de forma exclusiva todo lo nuevo que vaya escribiendo. No volveré a publicar contenidos de forma pública, sino que los enviaré de forma exclusiva a mis suscriptores, como agradecimiento por vuestra fidelidad. Relatos, reflexiones, todo, novedades... Seréis los primeros en enteraros de cada paso que vaya dando como escritora y en recibir mis creaciones literarias.
Ha sido un placer co…

Los sueños se fraguan en el corazón

Imagen
En la penumbra de este sueño que es la vida, me siento agradecida, pese a las sombras que aún guardo en el cajón.
En la quietud de este instante reservado al tiempo, me pregunto dónde está el sentido de cualquier herida, dónde la muerte de cualquier inocencia.
A este lado de la calle no hay color, se duerme en mi regazo y yo suspiro pensando en todo lo que fui... sin sentirme más viva que antes, ni más importante, ni más consecuente, o consciente de quién soy... a pesar de esa mirada que me devuelve el espejo por las mañanas.
Sentada en este rincón apacible, jugueteo con la idea de haber perdido toda noción real de las cosas. Me siento surcada por ese viento helado, terco y zalamero... Fuera de mí... no hay espacio. En este cielo estrellado tampoco hay lugar para otras cosas que no sean las estrellas, es mentira que albergue sueños, los sueños no se fraguan en el universo, surgen en el corazón, se moldean al ritmo de sus latidos y se desenvuelven como un regalo cuando el mundo se refl…

Relato: La Doncella

Imagen
La enfermedad había hecho mella en la anciana señora Doobelt. Postrada en cama desde hacía una semana, apenas comía, ni hablaba, ni era consciente de lo que sucedía alrededor. Su rostro, normalmente bondadoso y lleno de vida, se veía ahora amojamado en una funesta máscara macilenta, con la piel surcada de profundas arrugas, las mejillas hundidas y los párpados violáceos. El tiempo se había detenido en ella, y su hálito marchito colgaba de sus labios, apenas un soplo de vida, ni perceptible ni constante.
La sencilla alcoba a la cual la habían trasladado por orden del médico de la familia, estaba en la planta baja de su residencia, mucho más accesible para los criados que su dormitorio habitual, en el ala oeste, fácil de ventilar gracias a sus amplios ventanales, y de calentar, gracias a su vetusta chimenea de mármol. El servicio iba y venía, atareado entre sus quehaceres diarios y la atención a la enferma, pero era sobre todo el doctor Gardiner quien vigilaba su evolución. Aparecía a l…

Book-Trailer para este verano...

Imagen

Relato de Intriga: «Arriba o Abajo»

Imagen
Arriba la luz, una bocanada de aire fresco, la libertad, la esperanza…
Abajo la oscuridad, las preguntas, la incertidumbre y el miedo.
Arriba o abajo…
Arriba o abajo…
Trepar por la roca y el musgo, hincar los dedos en las grietas desconocidas, aferrarse a la tierra empapada, rozarse la piel con la pared cortante, arriesgar el vacío para alcanzar el cielo…
Gatear bajo el suelo, arrastrarse por el légamo pútrido que desciende hacia las entrañas del abismo, con el estómago sobre la humedad y la espalda aplastada por el techo cavernoso. Agachar la cabeza, respirar despacio para no sentir la opresión del encierro, el aire insano, las tinieblas impenetrables y la curva sin sentido, hacia ninguna parte, abajo… abajo… abajo…
Tomar una decisión significa jugar una sola carta, a vida o muerte.
Garrett no quiere escoger, sólo quiere cerrar los ojos y aparecer en otra parte, así, por arte de magia. Pero está atrapado en un pozo con dos únicas salidas, hacia arriba, a través de la roca madre que h…

Relato: Ausencias

Imagen
Sentada junto a la ventana contemplaba la lluvia, inmersa en una absoluta melancolía. Estaba convencida de que si dejaba que el tiempo se escapara, con cada latido de su corazón, acabaría empañando sus emociones, hasta diluirlas en la nada…
Salvo que la nada era lo que llenaba su cabeza de dudas; la nada consumía sus horas, sus sonrisas, su esperanza y su destino; la nada era ese ninguneo imperceptible que iba minando su entereza, arrebatándole cualquier esperanza de ser feliz.
El agua recorría los cristales en cortos regueros irregulares, como dedos retorcidos que no encuentran su camino, como sus lágrimas, como sus emociones. Más allá estaba la ciudad, mansa y gris, distante y rumorosa. Un constante ronroneo brotaba de ella, amortiguado bajo las nubes negras de un  encapotado cielo nocturno. Era el pulso cadencioso de la vida que llenaba sus calles, una vida que ella no entendía en aquel momento, porque le era ajena y extraña; una vida con la que hacía tiempo que no podía conectar, …

Cómo te atreves

Imagen
Cómo te atreves.

Tú, que debías ser mi horizonte,

mi referente y el sostén de mis sueños…

Tú, que debiste venir con la palabra dispuesta,

y no con el hierro que atenaza.

Tú que debiste ser el consuelo,

y no la voz hiriente disfrazada de consejo.

Cómo te atreves,

tú, en quien confiaba...


tú, de quien anhelaba el ánimo y el apoyo,

tú, que callas y niegas,

porque en el fondo no crees,

nunca has creído, nunca confiaste,

y en cambio, siempre creíste en el fracaso.

Cómo te atreves…

y juzgas,

y crees que me conoces,

maldita palabra-castigo,

odiosa voz del ninguneo,

del orgullo frustrado,

el EGO que aturde y esculpe una voluntad de hielo…

Tú, que debiste ser mi consuelo, mi puerto, mi guía…

tú, en quien confiaba…

al fin decides hablar…

y tu silencio sólo era juicio,

y tu silencio sólo guardaba crítica,

y vienes y viertes tu desprecio sobre mi lucha,

y me inundas desbaratando lo poco que he construido…

después de todo.

Al fin no estás aquí.

Al fin nunca has estado.

Cómo te atreves.
© 2017 Mait…